Cuando los operarios de un lujoso edificio de pisos en Central Park de Nueva York descubren que el propietario multimillonario se ha quedado con sus jubilaciones, planean una venganza: dar un golpe para recuperar lo suyo. Desde hace una década, Josh Kovacs (Ben Stiller), oriundo de Queens, es el encargado de uno de los edificios más lujosos y seguros de Nueva York. Nada ocurre sin que se dé cuenta. Pero en el piso más ostentoso de todo el edificio, Arthur Shaw (Alan Alda), uno de los titanes de Wall Street, está bajo arresto domiciliario por haber robado dos mil millones de dólares a los inversores. ¿Y a quién ha hecho más daño? Al personal del edificio que le confió su fondo de pensiones. Solo faltan unos días para que Arthur se salga con la suya, Josh y su gente recurren a Slide (Eddy Murphy), un ladrón de poca monta, para organizar lo imposible… robar lo que están convencidos que Arthur esconde en su lujoso piso. A pesar de ser unos ladrones aficionados, conocen el edificio como nadie y llevan años preparando el golpe sin saberlo.