Como el rostro de aplicación de la ley en los Estados Unidos durante casi 50 años, J. Edgar Hoover fue temido y admirado, odiado y reverenciado. Pero detrás de puertas cerradas, sostuvo secretos que habrían destruido su imagen, su carrera y su vida.