Details

Added by on 2012-02-08

La capa helada que cubre parte del tranquilo paisaje de Alaska se está empezando a derretir. Esto da como resultado la formación de ríos subterráneos de metano que provocan, a su vez, numerosos y violentos terremotos. Las autoridades deberán encontrar la forma de acabar con estos mortales ríos antes de que se produzca una potente explosión que acabe con el planeta.