Cuando sus nuevos tutores prohíben tener una mascota a la chica de 16 años Andi y a su hermano menor Bruce, Andi tiene que usar su agudeza para encontrar una casa para su perro, “Viernes”. Los ingeniosos muchachos tropiezan con un hotel abandonado y, utilizando el talento genial de Bruce para la mecánica, lo transforman en un mágico paraíso perruno para Viernes, y al final, para todos los amigos de Viernes. Cuando los ladridos de los perros hacen sospechar a los vecinos, Andi y Bruce emplean toda su astucia para evitar que alguien descubra “quién dejó entrar a los perros”.