Mumble, el maestro de Tap, tiene un problema con su pequeño hijo Erik, un coreófobo. Reacio a bailar, Erik escapa de su hogar y se encuentra con el poderoso Sven, ¡un pingüino que puede volar! Mumble no tiene ninguna esperanza de poder competir con un personaje tan carismático.
Pero las cosas empeoran cuando el mundo es sacudido por poderosas fuerzas.
Erik se entera de las “agallas” que tenía su padre cuando Mumble reúne a los países de pingüinos y a todo tipo de criaturas fabulosas – desde el pequeño Krill hasta el gigante Elefante Marino – para arreglar las cosas.