A sus 12 años, Carlitos (Guillermo Campra) desea dos cosas por encima de todo: una familia y jugar al fútbol. Pero es huérfano, y don Hipólito (José María Pou), el director del orfanato donde reside, odia el deporte. Lo único bueno del orfanato es que Carlitos comparte sus penas, pero también entrañables momentos de diversión, alegría y trastadas, con sus amigos: “Trampas” (David Becerra), el “conseguidor” del grupo, que siempre tiene una solución en la manga para cualquier problema; el “Seta” (Iñigo Navares), todo ingenuidad, pero un amigo para toda la vida; y “la Flaca” (Alejandra Lorenzo), la chica del grupo, que es la única que tiene los pies en la tierra, y siempre baja de las nubes a sus amigos. Además está Anita, una niña dulce y preciosa, de cuya mano Carlitos descubrirá el género femenino y un incipiente primer amor. La suerte de Carlitos dará un vuelco cuando la Federación Nacional de Fútbol organice un concurso para formar la Selección que jugará en el Campeonato Europeo Junior. Carlitos, con la ayuda de su grupo de amigos, se las ingeniará para acudir a las pruebas y, gracias a su talento, ¡será convocado para jugar con la selección! Lo que en principio parece una alegría se convertirá en una carrera de obstáculos: huir del orfanato sin ser visto, entrenar a escondidas, seguir aprobando los exámenes… Pero Carlitos tiene de su parte a Diego (Gustavo Salmerón), su entrenador y amigo, quien le guiará para hacer realidad sus sueños.